viernes, 22 de septiembre de 2017

Tortillas de trigo para fajitas

El día que hacemos fajitas en casa es una fiesta, a mis hijos les encantan y la verdad todo lo disfrutamos mucho. Desde hace unos meses, tenemos la suerte de tener en casa a una Hondureña, que nos ha enseñado a preparar las tortillas y la verdad, son muy faciles de preparar, no se tarda nada y la diferencia con las industriales, merece mucho la pena.


La cantidad de agua, que os pongo para la masa, es orientativa, hace falta que nos quede una masa, que no se pegue pero sea manejable y extensible.

Con estas cantidades salen aproximadamente unas 12 tortillas.

INGREDIENTES

500g de harina de trigo.
300cc de agua.
1/2 cucharada de postre de sal.
1 cucharada sopera de aceite de girasol u oliva suave.

ELABORACION.

Mezclamos bien todos los ingredientes, lo dejamos reposar 5 minutos y amasamos para terminar de integrar todo bien, no buscamos que se desarrolle el gluten, simplemente mezclar bien todo y dejar la masa manejable.

Hacemos bolas de unos 40g, las aplanamos ligeramente y las dejamos repossar entre 15 y 20 minutos, mientras podemos ir preparando el relleno de nuestras fajitas.


Ponemos a calentar una sarten al fuego o una plancha, importante que este muy caliente. Con un poquito de harina sobre la mesa y la ayuda de un rodillo, estiramos muy bien las bolas, deben quedar muy finas, casi transparentes, las llevamos a la sarten, cuando empiezana a parecer burbujitas y se doran levemente las damos la vuelta y 1 minuto más y listas.

Ahora a rellenarlas con lo que más nos gusten. Otro día hablaremos de rellenos.



"Jesús iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios" Lucas 8,1

martes, 12 de septiembre de 2017

Crema de calabaza al curry

El fin de semana, pasamos por la huerta de unos amigos, y nos trajimos un cargamento de hortalizas variadas, entre las que estaba un par de calabazas, de distinto tipo y de un tamaño "considerable", por lo que durante unos días nos vamos a poner de recetas de calabaza  como e quico.



INGREDIENTES

500gr de calabaza pelada
1 puerro
1 cebolla
1 calabacín
sal
Curry
Aceite de Oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN.

En una cazuela ponemos, a fuego suave, a pochar la cebolla y el puerro hasta que empiezan a transparentar. Mientras pelamos y cortamos la calabaza y lo mismo hacemos con el calabacín. Cuando tengamos lista la cebolla y el puerro añadimos la calabaza y el calabacin, damos una vuelta a todas las verduras juntas y salamos y cubrimos con agua. Si quieres, en vez de agua puedes usar caldo de verduras que le añadirá sabores a la preparación.


Dejamos que cueza lentamente, hasta que este la calabaza blandita y batimos. Rectificamos el punto de sal y es el momento de añadir el curry, yo a estas cantidades le puse dos cucharadas de postre, pero depende de lo potente que lo quieras puedes añadir más o menos, mi consejo es que añadas de media en media cucharada, muevas y pruebes.

Se puede tomar, fría o caliente, para mi gusto como más rica esta es a temperatura ambiente. 

¡¡¡A disfrutar!!!

viernes, 8 de septiembre de 2017

Pan de Pita

Me encanta preparar pan, es un placer por muchos motivos y el pan de pita tiene una diferencia con otros panes, es que se hace bastante rápido y me encanta ver como crece en el horno. Son muy versátiles en su uso y se puede rellenar de múltiples cosas.


Después de probar distintas recetas, me quedo con esta que es del libro de pan de Iban Yarza.

En cuanto a las harinas, lo ideal es usar panificable, pero aun no se encuentra en los supermercados, se puede comprar por Internet o en panaderías artesanas. Yo no siempre tengo y suelo hacer mezcla de fuerza con corriente. Si no tienes de fuerza las puedes hacer solo con corriente. Y en cuanto a la integral no es imprescindible pero le da un punto de sabor muy rico, pero si no tienes, ningún problema todo blanca y listo.

INGREDIENTES

375gr de harina de trigo (suelo mezclar mitad fuerza mitad común).
25gr de harina integral de trigo.
250gr. de agua
10gr de azúcar
5gr de sal
5gr de levadura fresca de panadero (si es seca 1/3 1,5gr).

ELABORACIÓN

Muy sencilla. Mezclamos todos los ingredientes menos la levadura. Como siempre, la cantidad de agua es orientativa, va a depender de la fuerza de la harina y de si ponéis o no integral. Yo os aconsejo que no la pongáis toda de golpe, que reserveis unos 50gr para ir añadiéndola si lo pide. Después de bien mezclado debe quedar una masa que se adhiera muy poco a las manos y en cuanto le demos un amasado dejara de pegarse. Tras el primer amasado, añadimos la levadura sobre la superficie de la masa con la ayuda de unas gotas de agua, lo mezclamos bien y dejamos reposar 15 min.

Pasado este primer reposo le daremos un buen amasado, plegándola sobre si misma y haciéndola girar, debe ser una masa fácil de manejar. Una vez amasado 10 minutos la dejamos reposar media hora protegida de corrientes de aire.

Tras el reposo dividimos en porciones de unos 75-80gr y hacemos bolas, las estiramos con un rodillo hasta que tengan unos 15cm de diámetro, debe quedar una masa finita, de pocos milímetros de altura.

Las vamos colocando sobre una hoja de papel de horno y tapadas con un trapo humedecido las dejamos reposar unos 15-20 min para que fermenten. Mientras calentamos el horno a 250º con la bandeja en su interior, en una posición baja.



Metemos las pitas al horno, cerramos la puerta, en solo un par de minutos veremos como se inchan, las damos la vuelta para que se doren por los dos lados y en otro par de minutos las sacamos, que enfríen y las guardamos en un trapo. Y ya están listas para gozarlas.


jueves, 31 de agosto de 2017

Croissants

La verdad es que esta es una receta que me parecía imposible de hacer, es de esas piezas de bollería clásicas que me parecían inalcanzables, hasta que, el libro de bollería de Xavier Barriga me abrió los ojos, he probado y la verdad, un éxito total.



Para nada es difícil, únicamente requiere una harina de buena calidad, una mantequilla rica y paciencia para respetar los tiempos de enfriamiento que son imprescindibles.

INGREDIENTES.

500 gr de harina de trigo de media fuerza
10 gr sal
50 gr de azúcar
280 gr de mantequilla
250 ml de agua
25 gr de levadura de panadero
1 huevo.

ELABORACIÓN

Comenzamos como con cualquier masa para pan, esta no deja de ser una masa fermentada, solo que la vamos aplicar un hojaldrado. Mezclamos la harina con la sal y el agua. La cantidad de agua es muy orientativa, ya que depende del tipo de harina, os aconsejo no echar toda de golpe y no seria infrecuente que os pida un poco más. La masa tiene que quedar manejable, no muy blanda, pero hidratada.

Una vez bien mezclada en el bol, la volcamos sobre la mesa y damos un primer amasado y dejamos reposar tapada durante 10-15 min. Los reposos van a servir para relajar la masa y que se produzca un "autoamasado". Volvemos a amasar 5 minutos y otros 10-15 de reposo.

Ahora, antes de amasar, vamos a incorporar la levadura, la desmenuzamos con los dedos la ponemos sobre la masa y añadimos un pelín de agua para ayudar a mezclarla. Continuamos con el amasado, hasta que este bien incorporada toda y dejamos reposar otros 10-15 min. ¿Cuantos ciclos de amasado y reposo vamos a hacer?. A mi con 4 o 5 me suelen ser suficientes, pero va a depender de tu habilidad para amasar y del tipo de harina y agua que uses. Debemos amasar hasta que la masa este bien relajada, que cogiendo un pellizco de masa nos deje extenderla bien, sin que se abra, hasta que no este como una película casi transparente.

Una vez finalizados los amasados vamos a extender la masa con un grosor de unos 2 cm y en una bandeja tapado con con plástico lo vamos a meter en la nevera un mínimo de una hora. Necesitamos que este bien frío para luego poder hacer bien las capas de masa y mantequilla. El tiempo mínimo es una hora pero podemos dejarlo incluso de un día para otro.

Pasado el tiempo de reposo sacamos la mantequilla de la nevera la metemos entre dos hojas de papel de horno y con un rodillo la extendemos hasta hacer un rectángulo que tenga la mitad del tamaño de nuestra masa. Salvo que, donde cocinéis, el ambiente este frío, sera conveniente meter la matequilla nuevamente en la nevera unos minutos para que vuelva a coger cuerpo.


Sacamos la masa y la mantequilla de la nevera, enharinamos levemente la superficie de trabajo y colocamos en el centro el bloque de mantequilla estirada, cerramos la masa sobre la mantequilla llevando al centro los laterales de la masa y cerramos bien por todos los lados, lo cubrimos y 10 minutos a la nevera.

Enharinamos la mesa de trabajo levemente, y con la ayuda de un rodillo extendemos la masa primero en horizontal del centro a un lateral, luego el contrario y una vez bien extendida en horizontal hacemos lo mismo en vertical siempre una mitad primero y luego la otra. Debemos extender cada lado como para casi doblar el tamaño. Una vez extendida damos el primer pliegue simple, que consiste en dividir, mentalmente, la masa en vertical en 3 partes iguales, llevamos el lateral derecho sobre el tercio central y por último el tercio izquierdo sobre los otros 2, de esta manera nos quedara un rectángulo que nuevamente ira a la nevera otros 10-15 minutos. Lo sacamos, extendemos y hacemos este mismo pliegue sencillo. Tenemos que repetir esta operación un total de 3 veces. 


Al final de tercer pliegue, nuevamente ira  la nevera 10-15 minutos. Una vez bien fría la volvemos a extender, igual que hacíamos antes para los pliegues, intentando esta vez dejar un rectángulo lo mas perfecto posible, nos podemos ayudar, una vez extendida la masa, recortando los laterales para igualar. Una vez tenemos un rectángulo más o menos perfecto vamos a ir cortando triángulos de unos 70-80 gramos de masa con el vértice en una cara del rectángulo y la base en la otra. Una vez todos cortados, salen uno 12-15 los enfriamos en la nevera durante otros 10-15 minutos.

Pasado este tiempo los sacamos y formamos los croissants. Para el formado pegamos el ángulo agudo del triángulo alejado de nosotros, estiramos la masa un poco tirando con la mano y con un cuchillo cortamos la base del triángulo, justo en el centro unos 5 centímetros, sacamos cada lado de corte hacia un lado y enrollamos. Una vez formados los dejamos en una bandeja para que leven y casi doblen el volumen, unos 90 minutos y después otros 30 en la nevera para que la mantequilla se endurezca, de esa manera el hojaldrado mejora mucho.


Pasado este tiempo los pincelamos con huevo batido y un pellizco de sal o azúcar y al horno precalentado a 180ºC durante unos 17 min o hasta que los veáis bien dorados.

Es una pena no poder incluir el olor que dejan en la cocina.

Animaros a hacerlos. Como el texto es un poco farragoso os invito a que veáis en el blog de Las Recetas de MJ, o en su canal de YouTube, pinchando aqui vais directos al vídeo en el que el propio Xavier Barriga prepara los croissants siguiendo esta misma receta.



Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Mateo 24, 42


miércoles, 19 de julio de 2017

Ceviche de corvina

La verdad es que se han puesto super de moda los ceviches en España y a mi la verdad me encantan. En realidad es una técnica de cocinado, que aquí ya usábamos tradicionalmente con nuestros boquerones en vinagre es un cocinado en frio por acción del ácido de la lima y el limón en el caso del ceviche y del vinagre en el caso de los boquerones.



Para un ceviche se pueden usar múltiples pescados, pero para empezar os recomiendo empezar por un pescado blanco de carne "dura", en este caso os propongo la corvina.

Os animo a que lo preparéis, es una receta rapidísima, muy rica e ideal ahora ne verano porque es muy refrescante.

INGREDIENTES

Corvina en filetes
Lima
Limón
Cebolleta roja
Sal Cilantro
Pimienta negra
Aji amarillo
Guindilla fresca (opcional).
Choclos
Kikos (opcional)

ELABORACIÓN

Si os fijáis no os pongo cantidades, ya que va en función de la cantidad que queráis preparar y del gusto que le queráis dar a vuestro ceviche. Podéis usar solo lima o solo limón y si lo queréis un poco más suave añadir a los zumos un poco de agua.


Empezamos preparando el caldo en el que vamos a marinar nuestro pescado. Exprimimos las limas y el limón, añadimos una cucharada de aji y removemos, cortamos muy finita en juliana la cebolleta y la añadimos, picamos el cilantro y salpimentamos. Con esto caldo listo.

Cortamos el pescado, puede ser en dados o en filetitos, que es como yo lo corte esta vez, lo disponemos en un cacharro y 10 minutos antes de consumirlo el añadimos el marinado que acabamos de preparar, lo metemos en la nevera y listo.


Para servirlo, podéis escurrirlo y tomarlo seco u optar por dejar el caldo, eso va en gustos. Añadimos los choclos (si no encontráis, maíz normal va perfecto), decoramos con un poco más de cilantro fresco y si quereis darle un puntillo crujiente con unos kikos machacados ligeramente y a disfrutar.

"Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños." Mateo 11, 25

viernes, 14 de julio de 2017

Tarta de queso mascarpone sobre hojaldre

Esta no es la primera tarta de queso que publico, la primera fue la de queso galletas y membrillo, a mi me apasiona la de queso tipo la Viña, y la de queso y chocolate blanco,  pero acabo de descubrir esta receta que queda deliciosa y además es de lo más sencillo que me he encontrado.



INGREDIENTES

1 lamina de Hojaldre
200gr de queso mascarpone
250gr de queso crema, tipo Philadelphia
3 huevos
130gr de azucar
200cc de nata.
100cc de leche
1 c.s. de maizena
1 c.s. de esencia de vainilla (opcional).

ELABORACIÓN

Es tan sencilla, como extender la lamina de hojaldre sobre el molde cubierto con papel de hornear. En una batidora de baso, termomix, batidora convencional o si no a mano, mezclamos todos los ingredientes, los volcamos sobre el hojaldre y listo para llevar al horno, precalentado a 180º durante 70 minutos.

Podemos sustituir el mascarpone por cualquier otro queso cremoso, aunque os recomiendo que lo proveéis, porque queda deliciosa.


La podéis cubrir con la mermelada que más os guste, yo en este caso la coloque unas rodajas de brevas, pero sin nada es un manjar.

"Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas." Mateo 10, 16

lunes, 15 de mayo de 2017

Raviolis rellenos de espinacas y ricota

Si los niños disfrutan comiendo pasta, no os quiero decir si la hacemos en casa, es super sencillo, sabe riquisima y es ideal para pasar un rato con los niños.


La receta de pasta que os pongo, vale tanto para hacer pasta rellena, como es este caso, como para hacer tallarines o espaguetis. Si no teneis la maquina para hacer pasta, la podéis sustituir perfectamente por un rodillo y un buen cuchillo.

INGREDIENTES

Pasta fresca

1 huevo
100 gr de harina
1 cucharada de aceite de oliva.

Relleno de espinacas y ricota

1 cebolla.
500 gr. de espinacas
300 gr. de queso ricota.
1/2 vaso de leche
AOVE
1 c.s. de harina.
Sal.
Pimienta negra.

ELABORACION

Empezamos con la pasta. Yo, para los 6 que somos, he hecho 300gr de harina, es muy facil modificar las cantidades, es siempre igual, 1 huevo por cada 100gr de harina. Hacemos una montaña con la harina y en un hueco central echamos los huevos y el aceite, y vamos mezclando hasta que todo este bien integrado. No hace falta que amasemos mucho, no nos hace falta que se desarrolle el gluten. Hacemos una bola, lo envolvemos en papel film y lo dejamos reposar al menos 30 minutos en la nevera.


Ahora nos ponemos con el relleno. Pochamos la cebolla en aceite, con sal y un golpe de pimienta y cuando este transparente añadimos una cucharada de harina, dejamos que se cocine, removiendo frecuentemente, y echamos la leche, mezclamos bien y  las espinacas a la sartén. Las espinacas van a perder muchísimo volumen, cuando estén bien integradas toca añadir el queso. Si no encontráis ricota, con requesón queda muy bien, cocinamos hasta que nos quede una mezcla melosa, retiramos del fuego y dejamos que se enfríe.


Mientras se enfría vamos a estirar la pasta. Si tenéis maquina de pasta fresca, simplemente es pasarlo por ella aumentando el numero hasta el grosos que deseemos, a mi no me gusta muy gruesa y la estiro hasta el penúltimo numero, pero esto va al gusto. Si no tenemos maquina de pasta nos toca estirar la masa con un rodillo, hacemos bolas de masa, enharinando bien la mesa de trabajo y la trabajamos hasta dejarla bien finita.

Una vez estirada la masa, de la manera que elijamos, ponemos una capa de masa, sobre la mesa de trabajo, enharinada o aceitada. Con la ayuda de una cuchara, ponemos montoncitos del relleno, separando unos de otros unos 2 dedo¡s, humedecemos con agua al rededor del relleno y cubrimos con otra lamina igual de masa. Cortamos nuestros raviolis con un corta pasta, con un aro de emplatar o con cuchillo.


Ya solo nos queda cocerlos en agua abundante con sal, y acompañarlos con nuestra salsa preferida.


Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará Juan 14, 23