viernes, 13 de octubre de 2017

Albondigas en salsa teriyaki

En el blog tenéis ya dos recetas de albóndigas, las albóndigas de mi madre que sin duda son las que más preparo y estas de rape y gambas que a mi me parecen deliciosas. Hoy comparto unas que me parecen muy originales.



La salsa teriyaki, de origen japones, no deja de ser un "adobo", que nos sirve para cocinar los alimentos. Yo la uso mucho con pescado, sobre todo con salmón y con costillas al horno, y ahora esta receta que queda buenísima.

Un par de advertencia previas. Ojo con la cantidad de jengibre, al cocerlo se concentra el sabor, sube o baja la cantidad a tu gusto. Y algo parecido pasa con la soja, al reducir la sala también se concentra mucho el sabor y la sal, aquí si, respeta los tiempos de cocción si no corres el riesgo de que quede demasiado "intenso".

En cuanto a la carne, lo ideal es hacerlas con carne de caza, venado o jabalí, pero no siempre es fácil de conseguir y su precio no es el más económico, por lo que con carne de vaca quedan estupendas.

Y por último, yo esta vez las acompañe de unas judías redondas, pero quedan deliciosas con tirabeques o con guisantes frescos o con un arroz salvaje, imaginación al poder.

INGREDIENTES

200ml de salsa soja.
20gr de jengibre.
50gr de azúcar.
75ml de sake.
20ml de mirin.
600gr de carne picada (vaca, venado, jabalí,...).
30gr de miga de pan.
20gr de cebollino.
15gr de jengibre.
1 chalota.
1 cebolleta.
2 dientes de ajo.
1 vaso de leche.
1 huevo.
harina.
Pimienta.
Aceite de oliva.
Sal.
Brotes germinados de ajo.

ELABORACIÓN

Empezamos preparando la carne, para que así, mientras preparamos la salsa coja bien los sabores. Picamos finísima la chalota y la cebolleta y las pochamos con un poco de aceite.

Mezclamos la carne con el cebollino picado, la miga de pan mojada en la leche, el huevo, el jengibre y los ajos rallados y la chalota y la cebolletas pochadas. Mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera al menos 30 min.


Preparamos la salsa mezclando la salsa de soja con los dientes de ajo rallados, el jengibre machacado, el mirin, el sake y el azúcar. Lo dejamos hervir 5 minutos, colamos y reservamos.

Formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las doramos en aceite de oliva caliente. Una vez todas fritas las cocinamos en la salsa teriyaki durante no más de 5 minutos a fuego bajo y listo .

Solo queda presentarlas y a disfrutar.


"Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae." Lucas 11, 17











miércoles, 11 de octubre de 2017

Coca de panadero o coca de forner

En estos tiempos en los que quieren separarnos, es bueno recordar cosas que nos unen, vengan de donde vengan. La coca de panadero o coca de forner, es una receta tradicional catalana, en cuyo origen, están los hornos de leña. Unos dicen que su origen era para aprovechar la gran temperatura inicial de los hornos, y que a la vez la cocción de la coca le aportara al horno la humedad necesaria para después cocer el pan. Otros en cambio sitúan su origen para el aprovechamiento de las masas de pan que no habían levado bien, se aplanaban y se cubrían con azúcar.


En cualquier caso, una receta deliciosa, que nos arregla un desayuno o merienda y que nos trae sabores tradicionales de España.

La receta que yo preparo es la que viene en el libro de Xavier Barriga sobre cocas, libro muy recomendable con recetas de cocas tradicionales, dulces, saladas, hojaldradas...

INGREDIENTES

500 g de harina de trigo 
10 g de sal 
300 ml de agua 
35 ml de aceite de oliva suave
10 g de levadura fresca
Piñones
Azúcar
Anís dulce

ELABORACION

Vamos a empezar por el final, poniendo en remojo los piñones con los que vamos a decorar. Si no los hidratamos bien, es muy posible que en el horno se nos quemen. Se cubren de agua y antes de usarlos los escurrimos bien.

Mezclamos la harina y la sal con el aceite y el agua, simplemente integrarlo bien, no amasamos y dejamos que repose 30 minutos. 

Pasada esa media hora volvamos la masa sobre la mesa de amasado y con la ayuda de un poquito de agua añadimos la levadura y amasamos 5 minutos, dejamos reposar 10 y repetimos la operación de amasado 3 o 4 veces, hasta que tengamos una masa, lisa, manejable y elástica, cuando ya la tengamos lista la dejamos reposar, por ejemplo dentro del  horno apagado durante 2 horas.

Pasado este tiempo, la masa ha crecido, la volvamos en la mesa y la dividimos en 3 partes iguales.

Con una brocha de cocina, pintamos de aceite un papel de horno, damos forma a las cocas con las manos y las ponemos sobre el papel de horno que hemos pincelado. Las cocas podemos hacerlas mas o menos gruesas, eso va en gustos, mas gruesas quedan más esponjosas y más finas mas crujientes, prueba y quedate con la que más guste en casa.

Pintamos las cocas con aceite y las dejamos fermentar sobre la bandeja durante 1 hora. Pasado este tiempo es el momento de decorarlas. Cubrimos con abundante azúcar, unos piñones y al horno, previamente calentado a 240ºC, en 10-15 min las tendrás listas, va a depender de tu horno, del grosor y de si te gusta´na más o menos tostadas, el punto ideal es cuando se empieza a caramelizar el azúcar.

Sacamos las cocas del horno y nada más sacarlas las rociamos con el anís, se escucha como se craquela el azúcar caramelizado y la cocina se llena de un olor riquisimo. 

Si sois capaces de esperar, que se enfríen un par de horas y a disfrutar.

"danos cada día nuestro pan cotidiano" Lucas 11, 3